Ser fotógrafo de boda, supone inmortalizar uno de los días más importantes de una pareja. Son momentos de nervios, de emoción, y de mucha felicidad. Captar cada instante, desde los preparativos hasta el final del día es mi objetivo.